Hoy se cumplen 216 años del nacimiento del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre

Considerado como uno de los más completos militares nacidos en nuestro continente y conocido como el “Abel de América” por su valentía y capacidad para contribuir con la Independencia de tres naciones Suramericanas, nace en la provincia de Andalucía, hoy conocido como estado Sucre en su honor , un 3 de febrero 1795, hijo del teniente Vicente de Sucre y Urbaneja y de María Manuela de Alcalá y Sánchez.

Con tan solo 15 años se une al ejército, con su hermano Pedro,  donde a los 16 años, junto a Simón Bolívar, el 11 de Julio de 1810 en Valencia, hace frente a las tropas sublevadas, bajo el mando del Generalísimo Francisco de Miranda, logrando la victoria.

A los 27 años gana en la Batalla de Pichincha la independencia del Ecuador el 24 de mayo 1822,  por consiguiente para el periodo de 23 de junio de 1823 al 17 de julio de 1823 es gobernador de Perú, donde el 6 de agosto de 1824 gana en Junín la primera parte de la Independencia del Perú, ratificando su liderazgo y lealtad, puesto que el  parlamento peruano  el 9 de diciembre de 1824  lo nombró Gran Mariscal y General en Jefe de los Ejércitos.

Para el 6 de agosto de 1825  en el Congreso de Chuquisaca declara la independencia de la República de Bolivia hoy Estado Plurinacional de Bolivia. Donde  el 29 de diciembre de 1825 es elegido constitucionalmente Presidente Vitalicio de Bolivia, sin embargo  el 18 de abril de 1828 renuncia por los disturbios que se venían presentando por parte de la oposición a su gobierno.

El 4 de Junio de 1830 sucede uno de los capítulos mas trágicos en la historia de América, Sucre había sido ejecutado en los caminos de Berruecos, tras una premeditada conspiración por parte de la oligarquía colombiana.

Sus restos fueron llevados a Quito por su esposa, y mantenidos en secreto en su hacienda en el Valle de los Chillos.

En 1832 y cumpliendo con el sueño de Sucre, puesto que deseaba ser enterrado en la capital ecuatoriana, sus restos fueron depositados en el Convento del Carmen Bajo, y posteriormente llevados a la Catedral Metropolitana de Quito, el Valle de los Chillos.

Sin embargo, se ha planteado repatriar sus restos a su patria, Venezuela, para ser colocado en altar que está diseñado para él en el Panteón Nacional, en Caracas.

Asimismo, en su honor fue bautizada una ciudad de Bolivia; en Venezuela, el estado donde nació y varios municipios; en Colombia, un departamento y el aeropuerto internacional, y en Ecuador varios barrios de la ciudad de Quito y la moneda oficial de ese país.


A %d blogueros les gusta esto: