Hoy se conmemora el 189 aniversario de la Batalla de Carabobo y el Día del Ejército

Todo un cronograma de actividades especiales están pautadas para el día de hoy en diferentes rincones del territorio nacional

Desde hace 60 años por decreto de coronel Carlos Delgado Chalbaud, en Venezuela se celebra todos los 24 de junio el “Día del Ejército”, en honor a los herederos directos del Ejército Libertador, que luchó en 1821, bajo el mando de Simón Bolívar.

Según los historiadores, en sus inicios este cuerpo de soldados no tenía carácter institucional, por lo que solo requería de hombres aguerridos y fuertes dispuestos a batallar por la independencia del país, capaces de combatir al enemigo hasta vencerlo. La jerarquización se determinaba por méritos de guerra y en base a ellos se establecían los grados, el mando y las condecoraciones.

Especialistas en el área coinciden en señalar que en la Capitanía General de Venezuela, en 1777, ya habían Unidades del Ejército Colonial, formadas por venezolanos que cumplían las misiones propias de esta institución permanente en las llamadas: a pie firme y las de milicias. Sin embargo, el ejército nace el 19 de abril de 1810 cuando una formación militar se negó a rendir los honores correspondientes al Capitán General, representante de la autoridad del Rey, dueño y señor de las tierras, por derecho de descubrimiento y conquista.

No obstante, tras la muerte del general Juan Vicente Gómez, en 1935, se inició la tecnificación y profesionalización de la Fuerza Armada Venezolana, egresando oficiales de la escuela militar con conocimientos cívicos y formación técnica, para tener la capacidad necesaria requerida en el comando de tropas.

En 1958, a raíz de la caída de Pérez Jiménez, se dividieron las fuerzas en Ejército, Marina (la Armada), Aviación y Guardia Nacional. (Fuerzas Armadas de Cooperación) y a partir de entonces, el “Día del Ejército” está referido solamente al componente terrestre de la Fuerzas Armadas, como heredero directo del Ejército Libertador, el que figuraba como Ejército nacional desde 1811.

En 1975, se puso en vigencia el Plan de Reorganización “CARABOBO” (1975 – 1990), el cual ha impartido un aliento de gran utilidad para el cumplimiento de la misión y objetivos del ejército venezolano, forjador de libertades.

A las Fuerzas Armadas Nacionales, corresponde primordialmente, asegurar la defensa nacional, a fin de garantizar la integridad y libertad de la República y la estabilidad de las Instituciones Democráticas (Artículo 8 de LOFAN). Conforme al artículo 9 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas Nacionales al Ejército corresponde la Defensa Terrestre y tendrá, además de las funciones señaladas en el artículo 8, los siguientes objetivos:

A. Organizar, equipar y adiestrar unidades para la ejecución de operaciones militares terrestres.

B. Establecer la doctrina y los procedimientos para la ejecución de la guerra terrestre y su participación en operaciones aerotransportadas o de orden público que sean de su competencia.

C. Participar en la ejecución de los planes de movilización militar.

D. Mantener la integridad de las fronteras terrestres y contribuir a su desarrollo.

E. Realizar actividades reinvestigación y desarrollo en áreas científicas y técnicas dirigidas a fortalecer la defensa nacional.

F. Las demás que le señalen las leyes y reglamentos. Para la ejecución de sus funciones, el Ejército Venezolano está organizado en un Comando General, la Inspectora General, el Estado Mayor General, las Grandes Unidades de Combate, las Unidades Superiores, Unidades Tácticas, Unidades Fundamentales Aisladas y Dependencias.

Batalla de Carabobo

La fecha coincide además con el 189 aniversario de la Batalla de Carabobo, por lo que está previsto un cronograma de actividades oficiales en diferentes rincones del país.

La fecha conmemora una victoria militar de los independentistas venezolanos dirigidos por Simón Bolívar sobre las tropas del Reino de España dirigidas por el mariscal español Miguel de la Torre, ocurrido el 24 de junio de 1821 en la Sabana de Carabobo. La batalla se saldó como una decisiva victoria de la Gran Colombia que resultó crucial para la captura de Caracas y el resto del territorio que aun permanecía en poder de los leales, hecho que se logrará de manera definitiva en 1823 con la Batalla naval del Lago de Maracaibo y la toma del Castillo San Felipe de Puerto Cabello.

La suspensión de la lucha permitió a Bolívar reorganizar el ejército y la administración. El 28 de enero de 1821 la provincia de Maracaibo se proclamó anexa a la República de Colombia. Bolívar decidió reunir el ejército de Apure y las divisiones de la guardia Colombiana en Mijagual, a objeto de reanudar las hostilidades.


A %d blogueros les gusta esto: