Aviación Militar clasifica primera mujer piloto de transporte

1er Tte. Juan Herrera / 07 junio 2010. Una vez más la mujer militar es noticia en la Aviación Militar Bolivariana porque el 4 de junio de 2010 la 1er teniente Vanessa Caldera Suárez culminó su entrenamiento en la fase de pre-solo y vuelo solo en el avión SD-360 Short, sistema de vuelo empleado en la fase inicial de todos los pilotos que ingresan al Grupo Aéreo de Transporte Nº 6 de este componente aéreo.

El periodo de entrenamiento de este sistema tiene una duración de dos meses y se divide en dos fases: la fase de la escuela en tierra, donde se enseña toda teoría del avión. Una vez finalizado esta fase, se da inicio a la ejecución de ocho misiones de pre-solo las cuales comprende: ejecución de virajes, perdida sin potencia, tráficos sobre la pista, entre otros, luego se realiza el vuelo solo y después continúa el entrenamiento hasta acumular las 120 horas de vuelo.

La 1er teniente Vanessa Caldera inició la instrucción de vuelo a cargo del mayor Carlos Araujo, comandante del Escuadrón T-2 y los capitanes Jonnatan Montilla, Juan Piñero y Carlos Delgado.


Caldera expresó: “Después de tanto tiempo logré alcanzar una meta más en mi carrera profesional, volar sola un avión de transporte en la fase de pre-solo y ser la primera mujer en hacerlo. Me siento orgullosa en ser pionera en algo que siempre he querido ser y demostrarle al país que las mujeres hoy en día cumplimos un rol importante y que también somos capaces de defenderlo volando aviones militares.”

La pionera en volar un avión de transporte refirió que su experiencia en el vuelo sintió muchos “nervios pero siempre recordaba los consejos de mis instructores. Una vez autorizado el despegue entré a la pista, realice los chequeos respectivos y solté los frenos e inicie mi rodaje en la carrera de despegue hasta superar la velocidad necesaria para rotar el avión, luego viré a la derecha rumbo sur”.

Después de realizar la navegación aérea en el espacio aéreo soberano, la mencionada oficial manifestó sentirse emocionada por efectuar el siguiente paso “colocar 15 de flaps, hélice adelante, 1000 lb y virar con 500 pies por minutos y colocarme a 45 grados con la pista, poner 30 de flaps, buscar la pista hasta poner en final. Chequear la velocidad la aeronave y llevar el avión a tierra”.


Al culminar el vuelo, la 1er teniente fue recibida por el Tcnel. Hernán García Perozo, comandante de Grupo 6, los oficiales, sub oficiales, tropa profesional y personal civil para hacerle el tradicional bautizo.

Vanessa Caldera espera continuar con su “vuelo alto” en el componente y volar en un futuro el C-130H. “Estoy segura que con el apoyo incondicional de mi familia, la experiencia de mis instructores y la voluntad de Dios, seguiré luchando para alcanzar todas las metas propuestas”.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: