Arriba la Regata Bicentenaria: Velas Libertadoras 2010

Buque Escuela Simon Bolivar

La Regata Bicentenaria: Velas Libertadoras 2010, conformada por los buques escuela de Argentina, Colombia, Chile, Brasil, México, Ecuador, Uruguay y Venezuela, arribó ayer a aguas venezolanas, entre música y demostraciones de felicidad de parte de las distintas tripulaciones y los asistentes al acto de bienvenida. Estas ocho embarcaciones, confortantes de la Regata que surca las aguas latinoamericanas con el fin de celebrar el Bicentenario, permanecerá en el puerto de la Guaira hasta el día 2 de junio, fecha hasta la que estarán a disposición para ser visitadas y recorridas por el pueblo venezolano

A las 10:15 de la mañana, de ayer 29 de mayo del 2010, hizo su entrada al puerto de La Guaira, Venezuela, el Buque Escuela Simón Bolívar, a la cabeza de la Regata Bicentenaria: Velas Libertadoras 2010, conformada por las fragatas Libertad de Argentina; Gloria, de Colombia; Esmeralda, de Chile; Cisne Branco, de Brasil; Cuauhtémoc, de México; Guayas, de Ecuador; Capitán Miranda, de Uruguay, y el Buque Escuela Simón Bolívar, perteneciente a la República Bolivariana de Venezuela.

Esta regata, realizada por iniciativa de las Armadas de Chile y Argentina, junto al apoyo de todas las naciones participantes, se organizó con la finalidad de celebrar el Bicentenario de las gestas independentistas que sacudieron y libertaron el continente suramericano hace 200 años. La idea es hacer un recorrido marítimo por el continente latinoamericano, en el cual las tripulaciones de las navegaciones más insignes de cada nación estrechen lazos de amistad, llevando un mensaje de paz y hermandad a cada puerto donde arriben, en el cual serán recibidos por los ciudadanos y ciudadanas de estos países, quienes podrán disfrutar de la exposición y recorrido por estas embarcaciones de las distintas naciones suramericanas.

La Regata Bicentenaria: Velas Libertadoras 2010 zarpó desde Río de Janeiro, Brasil, el 31 de 2010. Su primer destino fue Argentina, donde atracaron en Mar de Plata, para luego visitar Uruguay y volver a aguas argentinas, donde visitaron puertos ubicados en Buenos Aires, Isla de los Estados y Ushuaia. Posteriormente, se dirigieron hacia aguas chilenas, lugar donde visitaron los puertos de Cabo de Hornos, Punta Arenas, Valparaíso y Antofagasta.

Seguidamente, la Regata se dirigió a Perú, donde atracaron en Callao, para seguir su rumbo hacia Guayaquil, Ecuador. Desde este sitio la Regata Bicentenaria: Velas Libertadoras 2010 atravesó el Canal de Panamá para dirigirse a Cartagena de Indias, Colombia, lugar del cual zarpó el 23 de mayo rumbo hacia el Puerto de la Guaira, ubicado en la República Bolivariana de Venezuela, lugar donde permanecerá atracada hasta el 2 de junio, cuando zarpe de nuevo, esta vez rumbo hacia Santo Domingo, en República Dominicana, desde donde partirá el 9 de junio hacia su destino final, ubicado en la ciudad de Veracruz, México, para culminar su viaje el 28 de junio.

Como lo manifestara el capitán de Navío Ignacio Nardone, comandante –desde el año 2009– del Buque Escuela Esmeralda, de la Armada chilena, esta travesía ha sido para sus participantes y habitantes de los puertos visitados una experiencia única e inolvidable.“Es una cosa increíble, maravillosa, ha sido espectacular, hemos estado en lugares muy bonitos, donde la gente nos ha recibido con mucho cariño, y además de lo típico de un viaje escuela para todos los guardias-marina, tiene la gracia de que ellos se están haciendo amigos. Ha sido muy bonito desde todo punto de vista”, manifestó.

Asimismo, el capitán Nardone, de la fragata chilena Esmeralda, señaló que esta travesía además de ser un hermoso espectáculo es un hecho histórico y un regalo de parte de las distintas Armadas participantes, las cuales según sus palabras están felices de celebrar 200 años de Libertad. “Esto es un regalo que estamos haciendo las marinas a los respectivos países. Es una manera de demostrar lo que hacemos los marinos, esto es un espectáculo único, en 200 años por primera vez juntamos ocho grandes veleros que estén navegando, nuestro mensaje es que los marinos estamos felices de celebrar el bicentenario”, indicó.

Por su parte, el teniente de Navío Marcos Gustavo Cortina, jefe de navegación de la fragata argentina Libertad, comentó que este recorrido le ha parecido una clara demostración de la hermandad existente entre los pueblos suramericanos. “Una experiencia bastante particular, todos los países de Suramérica conmemorando la gesta libertadora, compartir entre todos, llegando a los puertos todos juntos, mostrando una clara señal de un objetivo común y una hermandad que realmente nos va haciendo identificar como latinoamericanos y suramericanos, en particular. Para mí fue muy lindo, uno va como comprometiéndose cada vez más en cada uno de los puertos, conociéndose más con los otros buques, y se vive con bastante intensidad, tal vez es mucho más lindo que si uno estuviera navegando solo, de manera independiente”, manifestó el Teniente de Navío argentino.

En Venezuela, el recibimiento dado por los familiares de la tripulación del Buque Escuela Simón Bolívar y del público general fue efusivo y caluroso. La comitiva de bienvenida estuvo encabezada por el comandante general de la Armada Bolivariana, almirante Carlos Máximo Aniasi Turchio, quien en compañía de representantes del alto mando de la Armada Bolivariana visitó cada embarcación para dar su saludo a cada tripulación, de parte del pueblo venezolano, así como para condecorar a cada uno de los comandantes de las fragatas confortantes de la Regata Bicentenaria: Velas Libertadoras 2010.

Los actos de recibimiento a cada una de las tripulaciones estuvieron conformados por distintas manifestaciones culturales, como danza, teatro, acrobacias y música autóctona venezolana, en las cuales participaron agrupaciones culturales del país, así como miembros de los consejos comunales, entre los que se encontraban, entre otros, el Club de Abuelos y Abuelas “Mis Años Dorados, Ezequiel Zamora”, quienes con danzas y trajes vistosos elaborados por ellos mismos, trasmitieron un mensaje de alegría a los viajeros y viajeras, llegadas a tierras venezolanas.

Asimismo, la emoción por parte de la tripulación del Buque Escuela venezolano Simón Bolívar no pudo ocultarse. En este sentido Alfonso José Extraño Cuauro, guardia-marina, de 21 años de edad y perteneciente a la Escuela Naval de Venezuela, manifestó sentirse orgulloso de pertenecer a una institución como la Armada Bolivariana de Venezuela, así como privilegiado de haber vivido la experiencia de participar en esta travesía en conmemoración de los 200 años de las gestas independentistas.

“Me siento orgulloso de pertenecer a una institución como la Armada Bolivariana. Una experiencia, una sola palabra: increíble, nunca pensamos poder vivir esto, el recibimiento en los diferentes puertos sin contar a Venezuela, volver a casa, tus padres te reciben con los brazos abiertos, gente que ni siquiera conoces te reciben con una gran emoción, sólo por ver ondear el pabellón nacional allá en la popa del buque escuela”, indicó Extraño Cuauro.

En cuanto a la experiencia de realizar este recorrido en compañía de las otras fragatas pertenecientes a los países hermanos, el guardia-marina Alfonso José indicó que encontrarse con un buque hermano en alta mar es una emoción muy grande, y que en este caso en particular la fraternidad desarrollada entre las tripulaciones deja en evidencia la hermandad existente entre los países latinoamericanos. Asimismo, manifestó que el viaje que ha realizado en esta Regata lo hace sentirse orgulloso de ser americano y en particular suramericano: “Estoy orgulloso de ser americano, pero sobre todo de ser suramericano, el calor del suramericano se irradia en todos los rincones, donde haya un suramericano va a ver ese toque que le da a los suramericanos”, manifestó Alfonso.

Por su parte, la teniente de Fragata, Elsy Guanipa Molina, oficial de planta de la Escuela Naval, embarcada de comisión a bordo del Buque Escuela Simón Bolívar, comentó que aunque la esencia del marino es el mar siempre es agradable retornar a casa, y que el ideal es buscar un equilibrio entre esos dos sentimientos: “La esencia de nosotros es el mar, pero también nos corre sangre por nuestras venas, por supuesto el calor humano y el sentimiento venezolano es único, el recibimiento de nuestros familiares es lo que más nos llena de emoción, todos estamos súper contentos, felices, extrañando el calor de nuestros hogares, pero siempre necesitamos ese poquito de sal y ese poquito de calor, mientras tengamos eso equilibrado podemos ser excelentes marinos y excelentes seres humanos”, manifestó la teniente Guanipa Molina, perteneciente a la Armada Bolivariana de Venezuela .

Los ocho buques escuela, confortantes de la Regata Bientenaria: Velas Libertadoras 2010, estarán atracados en el puerto de la Guaira hasta el día 2 de junio, cuando zarpen para continuar su recorrido. Hasta ese día, estarán abiertos al público en general, desde las 10:00 de la mañana y hasta las 10:00 de la noche, para que puedan ser visitados por todos aquellos y aquellas que lo deseen, ya que, la entrada es completamente libre y gratuita.

La invitación de parte de las autoridades de la Armada Bolivariana de Venezuela, así como de cada uno y una de los tripulantes de las embarcaciones, es a que acerquen a conocer los buques y el trabajo de estos marinos y marinas que a través de su viaje tratan de llevar, al cumplirse los 200 años de las gestas libertadoras que recorrieron el suelo latinoamericano, un mensaje de paz y hermandad a todo el continente y el mundo.

Fuente: Prensa MinCI / S. Sabogal
About these ads

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: